Agencia de unión dispuesta

Rusia e Irán con Bashar al Assad.

2015.09.25 13:14 qryq Rusia e Irán con Bashar al Assad.

Teherán y Moscú tienen la intención de utilizar todas sus capacidades y su potencial para que Siria salga de la crisis, afirmó el viceministro de Exteriores de Irán, Hossein Amirabdollahian, durante una rueda de prensa en la agencia internacional de noticias Rossiya Segodnya. Asimismo, ambos países mantendrán sus contactos con la oposición siria, agregó.
Amirabdollahian se reunió este lunes con el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Mijaíl Bogdánov, con el que discutió las propuestas del Ministerio iraní de Exteriores para resolver la crisis siria, que fueron entregadas al presidente sirio Bashar al Assad, informa RIA Novosti.
Rusia e Irán ponen a la administración Obama en "un lío diplomático y estratégico"
La cooperación entre Rusia e Irán impide que el Gobierno de Estados Unidos derroque al presidente sirio Bashar al Assad, aseguran varios medios de comunicación estadounidenses.
"Rusia e Irán han intensificado la coordinación dentro de Siria para mantener el control del presidente Bashar al Assad en la región costera y crear nuevas dificultades para que Washington cumpla sus objetivos diplomáticos", escribe 'The Wall Street Journal'.
La publicación hace constar que estos 'intereses' prevén, antes que nada, el derrocamiento del presidente sirio. "En los últimos meses, los diplomáticos, generales y estrategas de más alto nivel han mantenido conversaciones en Moscú para discutir la defensa de Assad y el incremento de la presencia militar del Kremlin en Siria", según funcionarios anónimos citados por el diario.
"El aumento de la defensa ruso-iraní del señor Assad está poniendo a la administración Obama en un lío diplomático y estratégico", afirma el medio, al recordar que a medida de que el apoyo de Moscú y Teherán se vuelca en Siria, EE.UU. ha moderado sus demandas de que el presidente Assad renuncie antes de que se produzca una transición política en el país.
De hecho, incluso el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, declaró la semana pasada que estaría de acuerdo en que Assad permaneciera como presidente de Siria durante el periodo de transición a un nuevo gobierno.
"Estamos ante un gran movimiento tectónico geopolítico que provocará un terremoto"
Cada día está más claro que los países productores de petróleo de Oriente Medio, incluido Irán, están sentando las bases para un nuevo orden mundial con la hábil mediación de Rusia, sostiene el economista, escritor y analista político estadounidense William Engdahl.
"En la esfera política, o más bien geopolítica, estamos presenciando un gran movimiento tectónico, y no es destructivo", escribe el analista en un artículo para el sitio web de la editorial Celada.
El autor explica que se trata de "una nueva fuerza" que atrae a los países de la OPEP, entre ellos Arabia Saudita e Irán, a una asociación estratégica con Rusia a la que no le afectan las contradicciones religiosas.
"Pronto, este movimiento tectónico provocará un terremoto político, que podría salvar el planeta de la extinción por culpa de las constantes guerras que hasta la fecha parecen ser la única estrategia del Pentágono, sus titiriteros en Wall Street, el complejo industrial militar y los oligarcas desalmados que lo poseen", asegura Engdahl.
En este sentido, el analista recuerda una entrevista del presidente de Rosneft, Ígor Sechin en el 'The Financial Times', donde el máximo responsable de la mayor compañía de petróleo rusa confirmó los rumores de que Arabia Saudita está interesada en un acuerdo formal con Rusia sobre la cuota de mercado, e incluso está dispuesta a conceder a Rusia la entrada en la OPEP en calidad de miembro.
Aunque entonces el medio británico hizo hincapié en el rechazo de Sechin a la propuesta de los sauditas, "hay que leer entre líneas", opina el escritor estadounidense, sugiriendo que aquella declaración del presidente de Rosneft puede ser considerada una "posición abierta a la negociación".
Y es que, según el analista, "Rusia no tiene ninguna razón que le impida cortar el nudo del control del mercado mundial del petróleo por los angloamericanos y comenzar negociaciones serias con Arabia Saudita sobre la cooperación estratégica".
Este nudo, que controla los flujos de petróleo en el mundo, "llevaba ya demasiado tiempo promoviendo guerras, el asesinato y el odio en el mundo", lamenta el autor.
Destaca también que, en el marco de la posible colaboración, Rusia y los países productores de petróleo de Oriente Medio tendrán que negociar "el establecimiento de una relación de mercado estable entre ellos y los mercados prioritarios, como China y la Unión Europea".
En cualquier caso, prosigue el analista, "las ventajas de este nuevo orden mundial son demasiado grandes para todos los interesados para ser ignoradas".
Así, según el analista, Rusia obtendrá beneficios enormes y mercados seguros fuera de las zonas de guerra angloamericanas.
Asimismo, "se encontrará en una nueva posición de negociación ante Alemania y las sanciones económicas de la Unión Europea", añade Engdahl.
El nuevo orden también "cambiará el mapa político del llamado 'siglo estadounidense', que empezó después de la guerra en 1945, cuando Truman decidió lanzar bombas atómicas sobre Japón", afirma el autor.
Por otro lado, los países productores de petróleo de Oriente Medio podrán unirse al auge económico, que será el resultado de los proyectos de infraestructura liderados por China.
Además, la inclusión de Irán, Arabia Saudita y otros países del Golfo podría desafiar a EE.UU., poniendo fin "a más de un siglo de guerras coloniales angloamericanas y a la destrucción de la región, que incluye una serie de devastadores revoluciones de colores iniciadas por la CIA en Washington y denominadas 'primavera árabe'".
A medida que este nuevo orden mundial es cada vez más propable, los poderosos de Washington, como John Kerry, John Brennan, Ashton Carter, Susan Rice, Samantha Power, Joseph Biden, todo el complejo militar e industrial, el Wall Street y otros, "todos estos pobres desgraciados de repente comienzan a sentirse como si estuvieran desnudos en medio de las aguas heladas del Ártico, sin tener siquiera remos o rompehielos para navegar", señala el autor del artículo, agregando que, aunque entiende sus sentimientos, no puede "sentir lástima por ellos".
"Su tiempo ha pasado, y no han hecho nada bueno", asegura Engdahl.
"Es hora de que los verdaderos ciudadanos estadounidenses recuperen su país. Después de todo, ¿acaso no somos la mayoría?", se pregunta el analista, y concluye: <>.
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.09.22 21:05 qryq Los estertores de la democracia representativa (1)

I. Cada vez es más evidente que el mito de la democracia “representativa” o “democracia delegativa” como la llaman algunos, se encuentra en estado de descomposición avanzada.
Dicha democracia consiste en que periódicamente los ciudadanos son convocados a elegir entre distintos nombres que figuran en los boletos electorales y optan por quienes creen –previo lavado de cerebro sufrido durante la campaña electoral - que serán las personas que representarán mejor sus intereses y opiniones, delegando en ellos – sin limitación ni control posterior algunos- el poder de decidir sobre todo lo que puede afectar de una manera u otra su propia existencia.
El voto ciudadano sufre el condicionamiento de la propaganda electoral vehiculizada por los oligopolios mediáticos gubernamentales o al servicio de los sectores de la burguesía opositores al gobierno de turno, donde las propuestas alternativas de algunos movimientos de izquierda prácticamente no aparecen.
Y el resultado electoral está también con frecuencia contaminado por la compra de votos. No pocos ciudadanos pobres no se sienten en absoluto motivados para votar y tienden a abstenerse. Hasta que aparece una motivación cuando se les propone que voten por determinado candidato a cambio de dinero o de un bono para hacer compras en un supermercado. Votando saben que no incidirán en absoluto sobre las políticas del futuro gobierno, pero por lo menos monetizando su voto podrán llenar una vez, aunque sea parcialmente, el carrito del supermercado.
Por regla general, los elegidos harán lo contrario de lo que prometieron. Porque –como piensan los políticos profesionales y algunos lo dicen en voz alta- una cosa es hacer campaña electoral y otra muy distinta es gobernar.
Hace ya unos cuantos años que muchos ciudadanos han dejado de creer en este sistema y lo manifiestan absteniéndose de votar (las cifras de abstencionistas son cada vez más altas en todo el mundo) o declarando muy mayoritariamente en distintas encuestas su total desconfianza en los políticos y en los partidos políticos en general.
Otro elemento que muestra la progresiva degradación de la democracia representativa es el análisis de la composición social de los parlamentos – la supuesta “representación popular”- donde nunca estuvieron representadas las clases populares, y en particular los trabajadores, en proporción a su peso demográfico. Y en los últimos decenios la curva de dicha representación es descendente hasta ser actualmente, en lo que se refiere a los trabajadores, casi nula. Las tasas más altas correspondieron, en algunos países, a los períodos en que los Partidos Comunistas tenían una bancada parlamentaria numerosa que incluía a muchos trabajadores y en que los partidos socialdemócratas tenían en sus filas una proporción relativamente alta de trabajadores, lo que se reflejaba parcialmente en su representación parlamentaria.
Ahora los Partidos Comunistas están reducidos a la mínima expresión y ha culminado el divorcio entre los partidos socialdemócratas y las clases trabajadoras.
Por ejemplo en Francia en la primera Asamblea Nacional de la posguerra, donde el partido Comunista tenía 150 diputados sobre 522, los obreros y empleados representaban el 18,8% de los diputados, la tasa más alta desde la creación de la Asamblea Nacional en 1871. Ya en 1958 esa tasa había disminuido al 4%, en 1967 subió al 9% y en 2012 era del 2%. Mientras que en la sociedad francesa los obreros y empleados constituyen casi el 50% de la población activa.
Alrededor del 80% de los diputados franceses que entraron al Parlamento en 2007 y 2012 venían de las categorías superiores de la población (industriales, jefes de empresas, profesiones liberales, cuadros superiores, etc.) categorías que constituyen entre el 13 y el 14% de la población.
En el Parlamento Europeo sobre 766 diputados el 0,4% son obreros y el 1,4% empleados.
En Argentina, el pico más alto de presencia obrera en la Cámara de Diputados se alcanzó en 1973 con el 6,7% y en 2010 era del 1 por ciento.
Un cuadro estadístico, tomado de encuestas realizadas por el Instituto de Investigación de las élites parlamentarias de la Universidad de Salamanca, proporciona los siguientes datos del porcentaje de diputados de origen obrero o artesano en algunos países de América Latina: Argentina 2,2%; Bolivia 11,2; Chile 4,6; Uruguay 8,3 y Brasil 0,8%.
Se puede decir entonces que la tasa de representación de las capas socio-económicas en los parlamentos está invertida con relación a la realidad social.
Dicho de otra manera, las capas sociales más ricas y menos numerosas están sobrerrepresentadas y las más modestas y numerosas están subrepresentadas.
Hay pues, para el ejercicio de la función parlamentaria, un proceso de reclutamiento selectivo y de clase que pasa por las instancias políticas (tanto de derecha como de izquierda) y por los grupos corporativos económicamente más fuertes.
Cada vez aparece más claro que en las condiciones del capitalismo contemporáneo, monopolista e imperialista y en estado de crisis permanente, no ha quedado espacio alguno para la participación popular en las decisiones, pues las instituciones estatales e interestatales son totalmente funcionales a la reproducción y preservación del sistema.
La capitulación del gobierno Tsipras, que violó el mandato popular recibido en las elecciones, mandato confirmado en el referéndum por una amplia mayoría, es la prueba más flagrante de que la llamada “democracia representativa o delegativa” e incluso una supuesta forma de democracia directa como es el referéndum, se encuentran en estado de descomposición avanzada.
En cuanto al referéndum, decimos “supuesta forma de democracia directa” porque en los referendos el pueblo vota pero no decide. Algo similar a lo ocurrido en Grecia aconteció en Francia en 2005: la mayoría rechazó por referéndum la adhesión al Tratado estableciendo una Constitución europea pero el Gobierno hizo aprobar el Tratado de Lisboa por vía parlamentaria en 2008.
El Gobierno griego capituló ante un chantaje del más puro estilo mafioso ejercido por la Eurozona en el interés exclusivo del capital financiero internacional. El Gobierno griego y las instituciones europeas con poder decisorio ignoraron totalmente la voluntad expresada por la mayoría del pueblo griego en las elecciones y en el referéndum y están en camino de convertir a Grecia en una colonia del capital financiero y de las grandes potencias.
Quedó claramente demostrado quién tiene el poder real en las tomas de decisiones: el gran capital y las instituciones políticas a su servicio y no la ciudadanía.
Esta forma tan brutal de enterrar el mito de la democracia representativa despertó múltiples reacciones adversas y diferentes interpretaciones.
Una de dichas interpretaciones es que este episodio puso crudamente de manifiesto que la Unión Europea, los Gobiernos que la componen y las instituciones que, dentro de ella, tienen el poder de decisión, no representan a los pueblos de Europa sino al gran capital. Lo que algunos llaman púdicamente “déficit democrático” de la Unión Europea.
Pero algunos comentarios críticos han formulado otra interpretación. Nos interesa destacar la de tres referentes de las corrientes “progresistas”: Jürgen Habermas, Immanuel Wallerstein y Slavoj Zizek.
Habermas, en una entrevista concedida a The Guardian el 16 de julio de 2015, sobre la cuestión de Grecia, declaró:<< El acuerdo sobre la deuda griega es perjudicial tanto en su resultado por la forma en que se logró. En primer lugar, el resultado de las negociaciones es lamentable. Incluso si uno fuera a considerar que el estrangulamiento era la manera correcta de hacer las cosas, no podemos esperar que estas reformas vayan a ser implementadas por un gobierno que, como él mismo lo admite, no está de acuerdo con los términos del mismo. En segundo lugar, el resultado no tiene sentido en términos económicos debido a la mezcla tóxica entre las reformas estructurales necesarias del Estado y de la economía y la imposición de nuevas medidas neoliberales que desalienten población griega completamente agotada y matan todo impulso al crecimiento. En tercer lugar, el resultado significa que un Consejo Europeo impotente acaba en sustancia de declararse en quiebra política: la relegación de facto de un Estado miembro a la condición de protectorado contradice abiertamente los principios democráticos de la Unión Europea>>.
Es decir que, según Habermas, dentro del “subsistema económico” estrangular a Grecia puede haber sido correcto, aunque hay que desconfiar del Gobierno griego que no estaría de acuerdo con los términos de la rendición incondicional (el llamado acuerdo) a que se sometió. Después Habermas habla de la mezcla “tóxica” de las reformas estructurales que él considera “necesarias” (venta a vil precio del patrimonio nacional, etc) y el desaliento de la población griega ante la imposición de nuevas medidas neoliberales.
Y en tercer lugar Habermas habla de la quiebra política del Consejo Europeo que “contradice abiertamente los principios democráticos de la Unión Europea”.
Dicho de otra manera, según Habermas, lo que él en sus trabajos teóricos llama el “subsistema económico”, tiene sus propias reglas y actuó correctamente estrangulando a Grecia. Pero cometió el error de “invadir” lo que él denomina el “mundo de la vida” que en este caso sería la Unión Europea y sus “principios democráticos” y donde funcionaría sin trabas la “acción comunicativa”.
El círculo se cerró cuando Alexis Tsipras, en una entrevista reproducida en el diario del PC francés L’Humanité del 31 de julio de 2015, invocó a Habermas para justificar su capitulación y la traición del mandato inequívoco que recibió del pueblo griego, en la elección y en el referéndum.
Immanuel Wallerstein, en un artículo publicado en La Jornada de México el 8/8/2015:<< Grecia: ¿quién es culpable y de qué? escribe:…¿Qué conclusiones puede extraer Syriza (y el resto de nosotros) de lo que ha ocurrido? Lo primero que hay que resaltar es lo que no está siendo debatido. Desde el principio, en 2004, Syriza se comprometió a buscar el poder del Estado para implementar sus objetivos. Parece que no se avizoraron rutas políticas alternativas. Pero, por supuesto, buscar el poder del Estado acarrea consigo ciertos costos muy serios. Uno de tales costos es que los gobiernos, todos los gobiernos en cualquier parte, son forzados a hacer arreglos en su trato con el resto del mundo. Eventualmente esto conduce a la clase de división que Syriza está sufriendo en estos momentos>>.
Wallerstein dice que si se pretende gobernar hay que estar dispuesto a hacer compromisos con el resto del mundo.
No sabemos qué quiere decir Wallerstein con “resto del mundo” porque dicha noción es muy imprecisa. Pero los hechos – en el caso de Grecia- indican claramente que el significado real de “resto del mundo” es el capital financiero internacional y los Gobiernos e instituciones a su servicio y que, en la práctica, no se trata de “hacer arreglos” o compromisos con ese “resto del mundo” sino de rendición incondicional. La otra opción es romper con ese “resto del mundo” y elegir el propio camino. En el caso de Grecia salir del euro, que sería socialmente mucho menos costoso que someterse al chantaje de la Eurozona.
El profesor Slavoj Zizek, regularmente citado y publicado por intelectuales y medios de izquierda, escribió en agosto del 2015(El Apocalipsis griego, diario Página 12, Buenos Aires, 21 de agosto de 2015, Mediapart 21 agosto, http://blogs.mediapart.fblog/nomados/210815/slavoj-zizek-l-apocalypse-... ): <>.
Leyendo a Zizek nos enteramos de dos cosas: que Habermas es de izquierda y que la Unión Europea actuó frente a Grecia por pura “pasión política ideológica”. No por intereses económicos. En todo caso, como Habermas y contra toda evidencia, escinde las esferas de lo político y lo económico.
Y más adelante afirma: <>.
Repite el argumento de la derecha de que son los contribuyentes europeos que pagan los supuestos “errores” de los grandes Bancos que prestaron a un Estado insolvente, cuando la realidad es que Grecia ha sido y sigue siendo una fuente de enormes beneficios sobre todo para Francia y Alemania , que le han vendido armamentos por miles de millones de euros en condiciones fraudulentas, le han hecho préstamos a tasas usurarias y ahora , en el marco del último memorando, saquearán su patrimonio (ya lo están haciendo) incluidas las infraestructuras básicas.
Sostiene Zizek que salir del euro hubiera sido una “locura”, con consecuencias sociales para los griegos mucho más graves que la capitulación ante la Eurozona.
Y concluye que hay que esperar una próxima crisis en Grecia –como si Grecia no estuviera ahora en plena crisis- que Syriza afrontará con un plan bien elaborado.
Cabe hacer un análisis más riguroso, más allá de las interpretaciones precedentes de Habermas y Wallerstein y Zizek, que son por lo menos ambiguas, del papel que desempeña el Estado y las instituciones de la “democracia representativa” en las condiciones actuales del capitalismo transnacionalizado.
Una primera constatación es que, mientras el sistema dominante cuenta con el consenso de las mayorías populares, es decir mientras éstas aceptan la delegación de la dirección del Estado en las clases explotadoras y en sus agentes políticos, el sistema puede permitirse los regímenes llamados democráticos y hasta “progresistas”, que son mejores garantes de la continuidad y estabilidad del mismo que los regímenes abiertamente dictatoriales.
Cuando se acaba el consenso, se acaba la “democracia representativa” y se producen los golpes de estado y se instalan las dictaduras.
Pero sería incompleta esta constatación, si no nos refiriéramos a los intentos en la historia reciente de algunos Estados-naciones de romper la sumisión al sistema dominante a escala mundial y emprender reformas económico-sociales de signo popular y en función del interés general, pero lesivas para los intereses de los grandes monopolios transnacionales. Es decir, intentos de darle un contenido real a la “democracia representativa”. En estos casos han sido las grandes potencias directamente y/o por intermedio de agentes locales que se encargaron de acabar con esos intentos y con la “democracia representativa” en esos Estados-naciones.
Algunos ejemplos.
En 1953, con la intervención decisiva de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos, golpe de estado en Irán contra el gobierno del Dr. Mossadegh, que había nacionalizado el petróleo, contrariando así los intereses de la Anglo-Iranian Oil Company. Después del golpe, un consorcio de ocho compañías (estadounidenses, inglesas y holandesas) retomaron el control del petróleo.
En 1954 una acción militar obligó a renunciar al presidente constitucional de Guatemala, Jacobo Arbenz, durante cuyo gobierno se habían realizado importantes reformas económicas y sociales en beneficio de los sectores más desfavorecidos de la población, entre ellas la reforma agraria. La represión contra los campesinos y los militantes sindicales después del derrocamiento del gobierno constitucional fue extremadamente violenta. Las promotoras y financiadoras de la acción militar fueron la CIA y la empresa transnacional United Fruit Company (actualmente Chiquita Brands), con enormes intereses en toda América Central y el Caribe, particularmente descontenta con la reforma agraria dispuesta por el Gobierno de Guatemala.
A principios de 1963 fue elegido Juan Bosch presidente de la República Dominicana en las primeras elecciones libres después de la dictadura de Trujillo. El gobierno de Bosch inició inmediatamente reformas sociales y políticas a favor de los sectores de la población más desprotegidos: trabajadores, campesinos, mujeres, etc. En setiembre del mismo año fue derrocado por una rebelión militar. En abril de 1965 otra rebelión cívico-militar encabezada por el coronel Camaño intentó restablecer en su cargo a Bosch. Pero Estados Unidos puso fin a la insurrección enviando a territorio dominicano 42.000 “marines”.
En 1973 fue derrocado el gobierno constitucional de Chile resultando muerto el Presidente, Salvador Allende. La intervención de la empresa transnacional International Telephone and Telegraph (ITT) en la promoción y financiación del golpe de Estado ha quedado ampliamente demostrada, como así también la intervención directa del Gobierno de los Estados Unidos y de su Agencia Central de Inteligencia (CIA)8 . La ITT se sintió afectada por la nacionalización de la compañía de teléfonos, donde poseía el 70 por ciento de las acciones. La nacionalización de las minas de cobre, que eran propiedad de compañías estadounidenses, fue también un elemento desencadenante de primera importancia del golpe de Estado contra el Gobierno de Allende.
Los años de gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua (1979-1990), fueron un intento de aplicar un modelo propio de desarrollo humano, con cierto número de realizaciones en su activo (reforma agraria, educación, alimentación, etc.), pero la guerra económica, militar y paramilitar que libró Estados Unidos contra los sandinistas, que dió lugar incluso a una sentencia condenatoria de la Corte Internacional de Justicia (Asunto de las actividades militares y paramilitares en Nicaragua y en contra de ésta (Nicaragua c.Estados Unidos de América) modificó radicalmente el curso de los acontecimientos.
Cuando Aristide asumió el Gobierno en Haití en febrero de 1991, propuso aumentar el salario mínimo de 1,76 a 2,94 dólares por día. La Agencia para la Inversión y el Desarrollo de los Estados Unidos (USAID) criticó esta iniciativa, diciendo que significaría una grave distorsión del costo de la mano de obra. Las sociedades estadounidenses de ensamblado radicadas en Haití (es decir la casi totalidad de las sociedades extranjeras) concordaron con el análisis de la USAID y, con la ayuda de la Agencia Central de Inteligencia, prepararon y financiaron el golpe de Estado de setiembre de 1991 contra Aristide. Como la reacción internacional (el embargo) y el caos interno paralizaron las labores de las empresas estadounidenses en Haití, las tropas estadounidenses restablecieron a Aristide en el Gobierno en octubre de 1994 y aseguraron al mismo tiempo la impunidad y un confortable retiro a los jefes militares golpistas.
En 2004 se repitió el libreto de 1991, con un Aristide políticamente desprestigiado, sitiado económicamente por Estados Unidos y asfixiado por el Fondo Monetario Internacional. Esta vez la expulsión de Aristide fue orquestada por Estados Unidos con Francia como segundo violín y legitimada ex post facto por el Consejo de Seguridad.
Ahora en Haití, ocupada desde hace once años por tropas extranjeras bajo la bandera de la ONU, la inmensa mayoría de la población vive en situación de extrema pobreza y no logra reponerse de los desastres provocados por las catástrofes naturales y por la epidemia de cólera. Un indicio de cómo funciona la “democracia representativa” en Haití es que en la primera vuelta de las elecciones legislativas celebradas –con varios años de retraso- en agosto de 2015, la tasa de participación fue del 18%.
Con Obama cambió la forma pero no el fondo de ese tipo de operativos. Cuando el efímero golpe contra Chavez en Venezuela en abril del 2002, Estados Unidos apoyó ostensiblemente a los golpistas. En cambio, el golpe en Honduras de junio de 2009 fue criticado por el Gobierno estadounidense, que apoyó las decisiones de los organismos internacionales (ONU y OEA) exigiendo la reposición del presidente depuesto. Incluso Hillary Clinton recibió a Zelaya. Pero es incontestable que sin la luz verde de Estados Unidos el golpe no se hubiera producido, pues dicho país tiene el control de las fuerzas armadas hondureñas a través de su base miltar de Soto Cano, esencial para la geopolítica subregional de Estados Unidos. Por ejemplo desde allí se proporcionaba apoyo logístico a los “contras” de Nicaragua. El presidente Zelaya se había propuesto agregar una utilización civil, fuera del control estadounidense, al aeropuerto de dicha base, algo que el Pentágono -cuyo patrón, Robert Gates seguía siendo con Obama el mismo que durante el gobierno de Bush- no podía admitir.
La Revolución cubana debe evaluarse teniendo en cuenta sus realizaciones en materia de salud, educación, vivienda, etc., sin olvidar sus falencias en otros aspectos, en primer lugar una excesiva concentración del poder de decisión, que no se logra disimular con la existencia de organizaciones de base cuya participación en las decisiones de política general es puramente formal. Pero la enorme influencia negativa, no sólo económica sino también política (tensión interna permanente) de más de 50 años de embargo por parte de los Estados Unidos, más los atentados terroristas promovidos y organizados desde territorio estadounidense, contribuyeron a un progresivo deterioro interno.
El restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos en 2015 no estuvo acompañado, como cabía esperar, por la exigencia del Gobierno cubano del levantamiento simultáneo del embargo y de que se abrieran discusiones sobre las reparaciones que debe Estados Unidos a Cuba por el inmenso daño causado por más de medio siglo de embargo. La ausencia de estas exigencias es una capitulación del Gobierno cubano, coherente con el giro al capitalismo que viene produciéndose en Cuba desde hace ya muchos años.
En África en el momento de la descolonización surgieron líderes como Patrice Lumumba en la República Democrática del Congo y Amílcar Cabral en Guinea Bissau y más tarde Tomas Sankara en Burkina Faso, que bregaron por una vía independiente para sus pueblos, contraria a los intereses de las ex metrópolis y de sus grandes empresas. Los tres fueron asesinados, y reemplazados por dirigentes dictatoriales, corruptos y fieles a las grandes potencias neocoloniales. Francia y algunos otros países europeos aportaron su “savoir faire” en la materia para la eliminación de esos dirigentes populares.
 (Continuará) 
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.07.26 23:57 MasajeYFisio CONSTRUYENDO PODEMOS. Boletines (I, II y III) enviados a círculos, CCm y SG.

I
La ventana de oportunidad POLITICA histórica que a tantos de nosotros nos ha llevado a sumar con y para Podemos ya está aquí. Lo demuestra la inclemente agresión de las instituciones europeas e internacionales contra la Grecia de Syriza: la oligarquía supranacional europea no está dispuesta a permitir un cambio significativo en la actual correlación de fuerzas dentro del Estado Español. Cambio que, en todos los noticiarios y agencias informativas internacionales, se valora en relación con un potencial "contagio" en cascada para el conjunto de los países del sur en la Unión, y con las condiciones para una transformación radical de la arquitectura de dicha Unión en un futuro próximo.
Efectivamente: la capacidad de influencia (no desdeñable) que hemos conseguido a escala autonómica, tras las elecciones de mayo, se multiplicaría considerablemente si nos colocásemos en condiciones de operar (directa o indirectamente) con el Boletín Oficial del Estado. Pero los márgenes de discrecionalidad de esa política estatal serían radicalmente otros con una correlación de fuerzas a escala supranacional que impulsara una trasformación radical de la arquitectura y la filosofía de la UE.
En otras palabras, la implementación, a lo largo de los próximos cuatro años de, por ejemplo, una Ley de Sobrendeudamiento en Castilla La-Mancha se traducirá en diferentes niveles de transformación efectiva de lo social en función:
1) de la respuesta de la oligarquía europea al resultado del referéndum griego;
2) del resultado de las negociaciones posteriores con la Troika;
3) del resultado de las próximas elecciones generales en el Estado;
4) de los progresivos resultados de las elecciones correspondientes en nuestros vecinos del sur.
Esta ventana de oportunidad POLITICA histórica, con sus concatenaciones e implicaciones a medio y largo plazo, es la que nuestros medios (des)informativos estatales tratan de ocultarnos al conjunto de la ciudadanía. Dos son, al respecto, los ejercicios más generalizados: Vendernos como “economía” o “finanzas” una agresión POLITICA, por motivos estrictamente POLITICOS, a un gobierno democrático de un país vecino, tomando como rehenes al conjunto de su ciudadanía.
Tratar de fijar nuestra atención e interés en árboles de carácter procedimental para desviarla de ese bosque (el de una agresión política por motivos políticos dada la amenaza de un cambio en cascada en la actual correlación de fuerzas de los actores a escala europea). Esos árboles que se nos señalan insistentemente nos resultan familiares a los inscritos de Podemos en Castilla La-Mancha:
Que si Varufakis era o no la persona idónea para pilotar las negociaciones dadas sus habilidades sociales.
Que si la táctica y el método negociador de Syriza ha sido o no ha sido la adecuada.
Que si las propuestas planteadas por el ejecutivo heleno han estado o no a la altura.
Que si el referéndum se hará o no cumpliendo unas mínimas garantías “democráticas”.
Que si la pregunta es la adecuada o la casilla del SI debería ir antes que la del NO.
Etc., etc.
Resulta obsceno que cuando lo que está en juego, de manera inmediata, son las condiciones no ya de vida, sino de supervivencia, de millones de personas directamente amenazadas por nuestras instituciones supranacionales, y con dicha amenaza, a medio plazo, el estado social y de derecho mismo, tal y como lo hemos conocido en Europa hasta la fecha, “nuestros” medios se empeñen en fijar nuestra atención, una y otra vez: en las mayores o menores cuotas de “inteligencia emocional” de las personas, “diligencia” de los procedimientos de negociación, “solvencia” técnica de las propuestas helenas, etc.
Al igual que los diferentes tableros del juego político, a sus diferentes escalas, se componen y responden los unos a los otros, también este tipo de comportamiento encuentra sus reflejos y correspondencias (gracias al aglutinante que supone la cultura televisiva moderna) a escalas regionales, locales y estatales, tanto fuera como dentro de Podemos: basta con desconectar los debates procedimentales de sus correspondientes envites y objetivos POLITICOS para encontrarnos dando, conscientemente o no, pasos en esa misma dirección.
II
Una de las frases, en su momento más comentadas, del documento de Principios Políticos de Podemos estatal es la que advertía acerca de los “activistas y movimientos haciendo política-estética para sí mismos”.
Paradójicamente algunos de nuestros militantes y cargos orgánicos parecen empeñados en revisitar hoy esas formas bajo nuevos ropajes identitarios: “somos los verdaderamente transparentes, horizontales, participativos, democráticos”, etc.
Aquí el fetichismo del procedimiento anula la necesidad de poner éste, de manera concreta, en tensión con los objetivos políticos considerados en cada caso: construcción de una mayoría social, elaboración de listas de unidad popular, etc. No hay en estas demandas discurso ni objetivos propiamente políticos, únicamente una reivindicación del procedimiento (“no listas”, “circunscripciones provinciales”, etc.) presentado como un fin en sí mismo.
El modelo de primarias, el método aprobado (listas y poder seleccionar perfiles que se quieran) es el habitual en todos los procesos de primarias de PODEMOS. Es el mismo que se utilizó para elegir el Consejo Ciudadano Estatal y el que nos ha traído a aquí: no hay ninguna diferencia sustancial con el método empleado para la asamblea de Vistalegre. No parece lógico “cambiar las reglas de juego” en poco más de medio año y a pocos meses de unas Elecciones Generales. La posibilidad de la participación de todos empieza ahí, en el respeto de las decisiones democráticas adoptadas por la mayoría, incluso, o sobre todo, cuando no nos gustan: lo que se pierde en los órganos (Consejo Ciudadano Estatal) no se puede defender en la prensa como si se hubiera tratado de una decisión unilateral de parte.
En lo relativo al nivel territorial de circunscripción, también se ha seguido la misma línea que en procesos anteriores: el nivel de circunscripción es acorde al proceso electoral que está en marcha y la circunscripción es única (como en las primarias a nivel autonómico). En el caso del Senado la circunscripción es única también, pero se ajusta al nivel autonómico porque el Senado es una cámara de carácter territorial y se quiere que quede plasmado el carácter plurinacional del Estado. Por consiguiente: no se excluyen los territorios y sus particularidades del proceso de primarias.
Por otra parte, decir que la ciudadanía solo elige a quien conoce y es incapaz de operar con criterios políticos es un insulto. Quien ve mal la presentación de listas será porque no valora el trabajo en grupo, la necesaria confianza entre los componentes del mismo (máxime para acometer una tarea tan ingente como la que implica un grupo parlamentario) y su compromiso colectivo con un proyecto definido. Desde PODEMOS, sin embargo, siempre hemos demostrado que CONFIAMOS EN LA CIUDADANÍA y en que ésta es mayor de edad para elegir. La gente también debe poder elegir (porque así se lo permite nuestro sistema: en PODEMOS todo el mundo puede ejercer el derecho de sufragio, activo o pasivo) al equipo y el proyecto que crea mejor para representarla, esto es, en términos propiamente políticos. Tenemos que respetar y confiar en la ciudadanía.
La apelación a la generalización de candidaturas locales individuales, a presentar sin equipos ni proyecto colectivo, que sean evaluadas exclusivamente por la ciudadanía en relación con biografías, experiencias y características personales particulares, habla bien a las claras del tipo de mar en que este maximalismo del procedimiento por el procedimiento nos hace desembocar realmente: un Partido que se disolvería en una mera adición de personalidades individuales. El camino al infierno (el individualismo radical) está pavimentado, una vez más, de buenas intenciones (una pretendida democracia radical).
La construcción de lo común, como algo diferente a la suma de personalidades, particularidades y localismos varios, precisa mantener siempre en el debate colectivo la tensión entre los procedimientos y los objetivos políticos. Quienes no lo hacen, desconectando los unos de los otros, pretendiendo elevar sus apuestas por un procedimiento (o un objetivo político abstracto) al rango de rasgos inequívocos de superioridad estética, moral y ética, están trabajando en última instancia para sí mismos no para lo común (Podemos).
III
Todas “críticas” que se han sucedido en las últimas semanas vienen orquestadas en función de los intereses de determinados grupos: los perdedores de la Asamblea Ciudadana de Vistalegre. No es una crítica con base política, es la eterna queja de los mismos de siempre: los mismos que durante los primeros días de este mes reunieron clandestinamente a 50 personas en la capital con vistas a establecer estrategias en torno a una “denuncia pública” del “carácter autoritario de la dirección”. En ese sentido, se planteó, la cuestión de las primarias debe ser leída y traducida PUBLICAMENTE en clave de “imposición antidemocrática” que va más allá del proceso en sí: lo que estaría en juego sería el “modelo de organización”.
Para conseguir impulsar dicha estrategia, DESHACER POR LA VÍA DE LOS HECHOS LAS APUESTAS COMPROMETIDAS CON LA ASAMBLEA CIUDADANA ESTATAL POR APLASTANTE MAYORÍA EN VISTALEGRE (el “modelo de organización”), se barajaron tres medidas concretas:
Se estableció la fecha del lunes 6 de julio como día clave para arrancar con estas tres medidas con vistas a intensificar su impacto a lo largo de la semana.
Una vez más las “transparencias”, “participaciones” y “democracias internas” que exigimos a los demás, y de las que pretendemos (estéticamente) un monopolio exclusivo, se suspenden temporalmente para nosotros mismos cuando de lo que se trata es de fabricar campañas públicas de acoso y derribo con vistas a revertir resultados DEMOCRÁTICOS que no fueron los que, en su momento, nosotros apoyamos.
Ni una palabra de política se vertió en dicha reunión: ni críticas a los acuerdos concluidos con unas u otras fuerzas a nivel municipal o autonómico, ni discrepancias programáticas de calado con el Programa Marco, ni alternativas a las estrategias político-discursivas del partido, ni correcciones a sus posicionamientos públicos en materia de política internacional… Entonces, ¿cuál es el objetivo último de esta estrategia?
En dicha reunión, un grupo minoritario, que reclamaba el concurso en el proceso electoral de la “corriente”, respaldaba su posición con el siguiente argumento: “aunque se pierda, siempre es positivo tener a algunos de los nuestros en puestos de responsabilidad. Además el acta es personal, así que por mucho que se empeñen en destruirnos en lo interno esos cargos electos no abandonarán su puesto y continuarán siendo referentes en la organización”. He aquí el objetivo último, no declarado, de la denuncia pública de la presunta “imposición antidemocrática”: “conseguir que los nuestros (y no los suyos) ocupen posiciones estratégicas en la organización”.
Secretaría Política
Secretaria de Análisis Social y Político
Secretaría de Coordinación
submitted by MasajeYFisio to PzaCastillaLaMancha [link] [comments]


2015.07.14 10:26 balotero El pueblo griego puso al desnudo la verdadera naturaleza de la Unión Europea

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, lo dijo claramente: “estoy firmemente en contra de un “Grexit”, pero no podría impedirlo si el gobierno griego no hace lo que debe hacer. La Comisión está preparada para todo. Tenemos un escenario del “Grexit” preparado en detalle”.
La expulsión de Grecia de la zona euro podría ser decidida a partir del domingo 12 de julio, a menos que el primer ministro griego Alexis Tsipras acepte continuar aplicando los planes de austeridad. Lo único que recibirá a cambio el gobierno y el pueblo griego es la vaga promesa de un “después veremos la cuestión de la sustentabilidad de la deuda” de la Canciller alemana Ángela Merkel, que viene acompañada de la siguiente clarificación: la cancelación de la deuda “es algo prohibido en los Tratados de Unión Monetaria” (1).
En el momento de escribir este artículo el Parlamento Europeo sesionaba a pedido de Tsipras para que esa instancia, la única con una representación democrática en el sistema de gobierno de la UE, esté al tanto, dé seguimiento y se pronuncie sobre una negociación que –explicó Tsipras- siempre tuvo lugar a puertas cerradas entre el gobierno griego y la Troika (la CE, el Banco Central Europeo y el FMI), tres organismos de los cuales dos –el BCE y el FMI- no están sujetos al escrutinio democrático. Jean-Claude Juncker, presente en la sesión, tuvo que reconocer la validez de esa queja.
La intervención del primer ministro griego fue clara y precisa. Afirmó que esas negociaciones de los últimos cinco meses consumieron la mayor parte del tiempo y energías de su gobierno, pero que no por eso se dejó de tomar medidas para una reforma que implique el aumento de los ingresos y la reducción del gasto de Estado, desengavetando los expedientes de evasión fiscal, de corrupción, de contrabando que los gobiernos anteriores (que decían sí a todas las políticas de austeridad de la Troika) nunca investigaron y ejecutaron. Y enfatizó que se había comenzado a legislar para aplicar reformas necesarias.
Tsipras exhortó a los diputados europeos a entender la necesidad de reestructurar las deudas impagables, que no solamente afectan a Grecia y cuya solución es imprescindible para un proyecto europeo que respete la democracia expresada por la voluntad popular.
¿Capitulación o expulsión de la zona euro?
La cúpula de la UE, en lugar de aceptar la clara derrota que su obsesiva política de austeridad sufrió en el referendo del 5 de julio en Grecia, mostrándose dispuesta a una dosis de realismo con cambios en su política, como reclaman economistas bien conocidos, entre ellos Paul Krugman, lo primero que hizo el 6 de junio fue presentar un ultimátum a Tsipras: habrá negociaciones siempre y cuando el economista Yannis Varoufakis deje de ser el ministro de Hacienda (2).
¿Por qué Varoufakis debía salir y cuáles propuestas del plan griego no eran aceptables? Daniel Munevar, asesor del ex ministro Varoufakis, dijo a RT (3) que el plan presentado por Grecia acepta un aumento de las tarifas del IVA a cambio de mantener las excepciones de que gozan las islas en Grecia, y que la reestructuración de la deuda es uno de los puntos clave en las negociaciones con los acreedores internacionales: “Si el FMI pide reestructuración y la parte europea dice que no está dispuesta, es muy difícil que el programa de ajuste tenga lógica económica cuando se está decidiendo sobre criterios básicamente políticos”.
Munevar añadió que la propuesta de Varoufakis incluía “una petición de reestructuración de la deuda” que sería financiada “por medio del Mecanismo Europeo de Estabilidad teniendo en cuenta el daño provocado por las medidas del BCE al negarse a extender liquidez a los bancos griegos a pesar de que esa sea su misión”. Y agregó que “parece que trágicamente el cálculo que se está haciendo en muchas capitales europeas es que es más fácil justificar la expulsión de Grecia de la zona euro -a pesar de que eso sea abiertamente ilegal de acuerdo con los tratados de la UE-, que la restructuración de la deuda del país”.
Las declaraciones a partir del referendo del 5 de julio, hechas por quienes controlan el proceso de toma de decisiones en la UE, indican que se han tomado las previsiones para la expulsión de Grecia de la zona euro, el “Grexit”, a menos que Tsipras capitule y se pliegue a las condiciones de la Troika. Esto será decidido, según quienes siguen de cerca las negociaciones, en los próximos días.
Esta grave crisis de legitimidad política de la UE era previsible porque, según Steve Richard (The Independent, 6 de julio 2015), “la unión política no puede ser resultado de una unión monetaria”, aunque lo contrario quizás hubiera sido posible.
Las repercusiones políticas de esta situación, sea una capitulación de Syriza o la expulsión de Grecia de la zona euro, van más allá de la UE: una capitulación bajo la amenaza de expulsión agravará aún más las contradicciones internas y dañará irremediablemente la legitimidad de la UE, en Europa y a nivel mundial. La expulsión de Grecia de la zona euro no dejará indiferente a Estados Unidos (EEUU), que ya comunicó su posición a Alemania y –según fuentes bien informadas- Washington tiene ya su plan para impedir la eventual salida de Grecia de la OTAN y un acercamiento al grupo de los BRICS, a Rusia y China en particular. O sea que la expulsión de Grecia de la zona euro puede ser al mismo tiempo su entrada en la lista de países que serán desestabilizados para lograr “un cambio de régimen” (4).
Toda esta percepción de las crisis de la UE ha dejado de ser un “asunto” de izquierdistas radicales. Basta escuchar lo que en una entrevista declaró el ex canciller francés Dominique de Villepin, quien habló de la necesidad de “tener imaginación” para arreglar la crisis financiera europea (5): Con Alexis Tsipras tenemos la suerte de tener un primer ministro griego joven e independiente (…) una de las soluciones debe comenzar por la restructuración de la deuda, incluso un retorno de la deuda. Y asimismo inventar un nuevo mecanismo: hagamos de manera que los reembolsos griegos vayan en prioridad a la inversión griega.
Villepin se dijo afligido “por la ceguera europea” y criticó que se asuma “el riesgo de retornar a Grecia a la inestabilidad de los Balcanes, al polvorín del Oriente Medio y a la fragilidad del Magreb. Europa tiene necesidad de estabilizar sus fronteras. Somos incapaces de inventar un gran proyecto. No somos verdaderas democracias, entonces paremos de dar lecciones a los demás; nos hemos convertido en democracias mediáticas. Hoy día nuestros dirigentes hablan para los micrófonos y las cámaras, pero se olvidan de los pueblos”.
El periodista y escritor británico George Monbiot subraya en un artículo del The Guardian (6) que “Grecia quizás esté financieramente en quiebra, pero la Troika está políticamente en bancarrota”, y va al fondo de la cuestión cuando escribe que la UE practica una versión extrema del “fundamentalismo de mercado”, a lo que uno podría agregar que la UE y el euro son parte del imperialismo neoliberal que ha convertido en un dogma absoluto e intocable las dos definiciones que plasmó Margaret Thatcher: “no hay alternativa” y “la sociedad no existe”.
La rigidez de este modelo basado en un dogma absoluto, como prueban las políticas de austeridad, la negativa a la restructuración de las deudas públicas impagables, las amenazas de expulsión de la “moneda común”, el estrangulamiento de la democracia en asuntos que implican el bienestar o el sufrimiento de los pueblos, lo condena al colapso.
El sacudón del referendo griego puso al desnudo las contradicciones sociales y políticas de este rígido sistema, como se está viendo en las declaraciones de los políticos y burócratas de la UE. Recordemos que el 6 de julio, después de una reunión en Paris con Ángela Merkel, el Presidente François Hollande dijo que la UE “no es únicamente una construcción monetaria y financiera”, dando a entender que deberían ser tomadas en cuenta las cuestiones sociales y políticas. Al día siguiente y después de otra reunión con Merkel, declaró que ante todo buscaba mantener a Grecia en la zona euro, pero que “había otra opción: una salida con un programa de acompañamiento (…) Francia está en la obligación de encarar esta opción”.
El vicepresidente de la CE, Valdis Dombrovsky, cuestionó la legitimidad del referendo y dijo que “un alivio de la deuda no es negociable”, que el resultado del referendo había “dramáticamente debilitado” la capacidad de negociación del gobierno griego y “complicado aún más las cosas (al punto que) es muy posible que con este resultado ha dejado de haber posibilidades de que alguien salga ganando”. Y, para ser más claro, enfatizó que no habrá fondos para los bancos griegos sin que antes dejen activos en prenda.
El primer ministro holandés Mark Rutte dio a entender la posibilidad de una expulsión de la zona euro cuando dijo que “todo se termina” si Grecia no acepta las reformas exigidas por los acreedores: “¿Piensan realmente los griegos que después de votar NO le daremos la bienvenida y le preguntaremos ¿Qué más quieren?”. Rutte enfatizó que su gobierno no pondría ningún financiamiento más para Grecia.
Y no faltó el menosprecio de una adepta de las más ortodoxas políticas neoliberales, la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, para quien con “el gobierno griego siempre es ‘mañana’ (…) cada día siempre puede ser ‘mañana” (The Guardián, 8 de julio 2015)
Un despacho de la agencia Bloomberg (7) resume las opiniones de seis dirigentes de países de la UE con la conclusión de que “después de cinco meses de drama, falsos amaneceres y desagradables sorpresas, los líderes europeos se aprestan finalmente a mostrarle a Alexis Tsipras la puerta de salida”.
Grecia puede ser expulsada, pero el problema se queda
Esta confrontación tan asimétrica y de tantas consecuencias políticas, sociales y económicas, tanto para Grecia como para el rígido sistema de la UE, difícilmente lleve a una negociación que solucione de manera justa lo que realmente está en juego, como la restructuración de la deuda griega (y en el futuro las de España, Portugal, Italia y eventualmente Francia) con una quita importante.
Pero, y esto es algo que se logró gracias a Syriza, de ahora en adelante la restructuración de la deuda pública no podrá ser descartada tan fácilmente de la agenda en las negociaciones de los países endeudados con la Troika o a nivel político. La cuestión de la renegociación de la deuda se queda aunque Grecia sea expulsada.
Y esta no es la única crisis política que amenaza el presente y el futuro de la UE, ya que con su sumisa actitud al dictado de Washington y la OTAN jugó un papel central en el golpe de Estado en Ucrania (que EEUU financió con cinco mil millones de dólares, nada menos) para cercar y hostigar a Rusia, un país clave para cualquier desarrollo económico en la UE. Seguidamente, por el referendo de Crimea y su unión a Rusia, la UE aplicó a Moscú extensas sanciones comerciales, políticas y de diverso tipo, que han afectado a las economías de los países miembros de la UE. Las empresas de EEUU, curiosamente, siguen aumentando su comercio e inversiones con Rusia.
En el tema de los refugiados que llegan a través del mar Mediterráneo, por las intervenciones militares y acciones subversivas de EEUU y ciertos países de la UE que han destruido varias sociedades y economías en el Oriente Medio y África, la respuesta de la UE es de tipo militar (echar a pique los barcos de los pasadores de inmigrantes ilegales), policial (impedir que los inmigrantes ilegales que llegan a un país puedan desplazarse a otro de la UE) y autoritaria (cada país de la UE está obligado a aceptar una cuota de ilegales).
No hablemos del Tratado con EEUU para la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, que enfrenta una gran oposición en muchos niveles de las sociedades de los países de la UE, pero que muy probablemente será firmado por la cúpula de la UE, confirmando aquello de que el “gigante económico europeo” no tiene una política independiente para defender sus intereses legítimos, construir la paz e impedir el retorno a la militarización y la guerra en Europa.
Y es de esta manera que está siendo expuesta a la luz del día y del debate político en las naciones que componen la UE la verdadera razón de ser de este sistema, que la experiencia nos dice es una construcción monetaria y financiera al servicio del Gran capital, y no de las sociedades de las naciones que la componen.
Por todo esto es importante y hasta necesario estudiar el proceso griego, la muy rica e instructiva experiencia de la formación de Syriza, la diversidad política e ideológica de sus componentes, la práctica que le permitió alcanzar su gran madurez política, y en particular la estrecha y fluida relación que mantiene con el pueblo y que se manifestó en el resultado del referendo.
El gobierno de Syriza actuó de manera transparente y a partir de que su deber principal es proteger a la sociedad, no a los intereses de bancos extranjeros o nacionales, y defender lo que queda de soberanía nacional y popular. Lo que suceda en los próximos días deberá ser interpretado como parte de un proceso en esta asimétrica lucha que libra el pueblo griego.
Hay que recordar que en su gestión gubernamental Syriza mantuvo informado al pueblo sobre las negociaciones con la Troika y la intransigencia de ésta última en no querer discutir sobre una restructuración de la deuda y de exigir más severas las políticas de austeridad, a pesar incluso del documento del FMI –fechado el 26 de junio- que demuestra con cifras que la deuda griega es insustentable y agravará las consecuencias económicas del programa de austeridad (8).
Notas:
1.- Les Echos: http://www.lesechos.fmonde/europe/021194038840-les-europeens-mettent-tsipras-au-pied-du-mur-un-accord-ou-le-grexit-dimanche-1135552.php?dAqSTHparYMrtvE4.99
2.- Declaración de Yanis Varoufakis: El ministro de hacienda de Grecia escribió, en su blog, lo siguiente: Como todas las luchas por los derechos democráticos, también este histórico rechazo del ultimátum del Eurogrupo del 25 de junio viene acompañado un alto precio. Es, entonces, esencial que el gran capital conferido a nuestro gobierno por el esplendido voto del NO sea invertido inmediatamente en una SI apropiada resolución –hacia un acuerdo que incluya la restructuración de la deuda, menos austeridad, redistribución a favor de los más necesitados, y reformas reales. Poco después del anuncio del resultado del referendo, se me hizo saber de ciertas preferencias de algunos participantes europeos y de otros “socios” para que me “ausente” de las reuniones; una idea que el primer ministro juzgó le ayudaría para alcanzar un acuerdo. Por esta razón a partir de hoy dejo el Ministerio de hacienda. Yo considero que es mi deber ayudar a que Alexis Tsipras explote, como lo vea necesario, el capital que el pueblo griego nos ha otorgado por vía del referendo de ayer. Y yo portaré el aborrecimiento de los acreedores con orgullo. Nosotros, los de izquierda, sabemos cómo actuar colectivamente y sin cuidado hacia los privilegios de un puesto. Yo debo apoyar totalmente al primer ministro Tsipras, al nuevo ministro de Hacienda, y a nuestro gobierno. El esfuerzo sobrehumano que honora al bravo pueblo de Grecia, y el famoso OXI (NO) que él concedió a los demócratas de todo el mundo, es sólo el comienzo. Traducción libre del blog: http://yanisvaroufakis.eu/2015/07/06/minister-no-more/#more-8433
submitted by balotero to podemos [link] [comments]


2014.06.26 21:32 quelconque Texto de Rafael Narbona: "PODEMOS, EL PODER DE LOS CÍRCULOS" (parte 2)

(Continuación)
TODO EL PODER PARA LOS CÍRCULOS
Me he permitido esta digresión histórica para responder a un artículo de Miguel Urban titulado “Todo el poder a los Círculos (Público.es, Blog Otras miradas, 09.0214), que evoca sin disimulo el conocido lema “Todo el poder para los soviets”. Es evidente que Urban –aunque no lo mencione explícitamente- invoca el centralismo democrático, cuando escribe: “es fundamental generar una nueva institucionalidad desde la base, en la que la gente se pueda empoderar mediante la participación política activa”. Sin embargo, matiza enseguida: “los círculos no son, claro está, las células de una organización revolucionaria. Deben ser, si acaso un modelo de ensayo-error para construir, desde abajo y colectivamente, una mayoría social dispuesta a encontrarse y caminar junta para hacer frente a un desafío mayúsculo: convertir a esa mayoría de expropiados en una mayoría política que cambie las reglas del juego”. Este objetivo –opina Urban- será irrealizable, sin renunciar a la tentación de transformar a la izquierda en una religión, con sus santos y capillas. “Los viejos tics de la izquierda” espantan a los votantes e impiden forjar una nueva mayoría. El 15-M marcó un nuevo rumbo y hay que seguir su estela: horizontalidad, participación ciudadana, desobediencia civil no violenta, un nuevo proceso constituyente. En ningún momento, Urban menciona las palabras socialismo, comunismo o anarquismo, pero se sobreentiende que esas tradiciones pertenecen a “los viejos tics de la izquierda” y no conviene agitar sus banderas. Urban tampoco menciona a los soviets, pero se apropia de su lema, sin reparar en su fracaso histórico como forma de poder popular y asambleario.
Pienso que no es posible gobernar un Estado-nación mediante asambleas. Tal vez la Ciudad Ideal de Platón, con un máximo de 25.000 habitantes, podría gobernarse de este modo, pero el tiempo de la polis pertenece a un pasado remoto y la utopía platónica jamás trascendió el papel. La actual concentración del poder en grandes corporaciones trasnacionales y la existencia de grandes bloques militares (el Bloque Atlántico, liderado por Estados Unidos, y el Bloque Asiático, con Rusia y China al frente) sugiere que las asambleas son formas de poder con escasas posibilidades de organizar una acción eficaz contra el sistema para cambiar sus reglas y establecer una verdadera soberanía popular. No es una iniciativa deleznable, pero no hay ejemplos históricos que acrediten su viabilidad. La Comuna de París gobernó durante 60 días, pero un ejército bien pertrechado y con una poderosa artillería barrió a los rebeldes. Los comuneros no eran simples ciudadanos, sino en muchos casos oficiales y soldados de la Guardia Nacional. Se luchó calle por calle, casa por casa. Los niños y las mujeres se involucraron en las escaramuzas. La represión fue terrible. Al menos, se fusiló a 20.000 rebeldes. La Comuna logró mantener los servicios básicos de la ciudad, pero fracasó al organizar su defensa. Cada barrio luchó por su cuenta, sin una estrategia común. Por el contrario, el ejército de Versalles lanzó su ofensiva bajo las órdenes de un mando central. Los barrios fueron cayendo uno tras otro, no sin ofrecer una heroica resistencia. No estamos en guerra, pero la derrota de la Comuna muestra la vulnerabilidad del poder asambleario. La URSS salió adelante gracias a las decisiones de Lenin, que subordinó los soviets a un Soviet Supremo, pese a que sus intenciones iniciales eran destruir al “parásito”, es decir, al Estado.
¿PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO?
Se han dicho muchas cosas sobre el origen de Podemos. Algunos afirman que es una creación de Izquierda Anticapitalista, un Espacio Alternativo fundado en 1995 por militantes de la Liga Comunista Revolucionaria. La Izquierda Anticapitalista se declara revolucionaria, internacionalista, socialista y feminista. Se identifica con el marxismo, pero desde una perspectiva plural, abierta y crítica. En 2009, se inscribió en el registro de partidos políticos. No es una creación del 15-M, pero sintonizó con muchas de sus reivindicaciones. Otros sostienen que Podemos es una plataforma creada para forzar el relevo generacional en Izquierda Unida. De hecho, Pablo Iglesias Turrión mantiene unas excelentes relaciones con Alberto Garzón y ha manifestado públicamente que el joven diputado de IU debería encabezar la coalición. Por su parte, Garzón afirma que IU y Podemos convergerán en un futuro no muy lejano. Algunos entienden que ese encuentro significará la superación de la crisis interna provocada por la alianza con el PSOE en la Junta de Andalucía. Aunque las bases se manifestaron a favor de entrar en el Ejecutivo, la participación de IU en la política de recortes ha producido un hondo malestar y una notable pérdida de credibilidad. ¿Hasta qué punto coinciden IU y Podemos? Podemos pide la salida de la OTAN e Izquierda Unida manifiesta que debe crearse otro modelo de seguridad, que nos aleje del imperialismo norteamericano. Ni Podemos ni IU plantean salir del euro, pero sí refundar la Unión Europea para combatir la política neoliberal de la Troika. Por el contrario, el Frente Cívico de Julio Anguita sí se muestra partidario de salir del euro. El tema del euro no es una cuestión marginal, sino una pieza clave de la política actual y futura. Es difícil predecir lo que sucedería si España adoptara esta alternativa. Algunos profetizan un verdadero apocalipsis: fuga de capitales e inversiones, colapso del crédito, incremento de la deuda por la depreciación de la peseta o de la nueva moneda. Matthew Lynn, analista de la firma británica Strategy Economics, elaboró en 2012 un informe que auguraba un cuadro completamente distinto. España podría salir del euro sin grandes sufrimientos, pues posee “una balanza comercial favorable gracias a sus exportaciones y una industria productiva y estable”. Lynn afirma que España no debería buscar su futuro en el mercado europeo, sino en el latinoamericano. Desde esta posición, España podría imitar el ejemplo argentino, pues dispondría de una moneda propia y un banco nacional. Salir del euro sería como romper la paridad con el dólar. Gracias a esa arriesgada apuesta, Argentina pudo devaluar su moneda, aumentar el gasto público, adoptar políticas fiscales progresivas y redistributivas, y reducir su deuda externa de 62.500 millones a 35.300, obligando a sus acreedores a absorber la diferencia (un 42%). El PIB creció espectacularmente: un 90% en una década, con una tasa anual de un 8% y un 9%. El déficit del 5’6% en 2001 se convirtió en 2005 en un superávit del 1’9%. La pobreza se redujo un 30%, el desempleo bajó del 16% al 8% y la deuda pública pasó del 113% del PIB al 72%. Sin embargo, la reciente devaluación del peso argentino ha provocado una escalada inflacionaria, que sólo se ha contenido en el sector de los combustibles, gracias a la intervención estatal. ¿Se hundirá Argentina en una nueva crisis? ¿La reducción de la pobreza en Venezuela, Ecuador, Brasil o Bolivia se consolidará o sólo es un logro provisional? ¿Es posible otro modelo económico en un mundo caracterizado por la libertad de movimientos del capital, la independencia de los bancos centrales, las operaciones especulativas de las agencias de calificación y una casi ilimitada capacidad de maniobra de los fondos y entidades financieras?
Cuando Bill Clinton derogó la ley Glass-Steagall, se suprimió el mecanismo más estricto de regulación y vigilancia bancaria. Hasta entonces, los bancos de inversión no podían aceptar depósitos, gestionar cuentas de créditos y conceder préstamos, actividades reservadas a los bancos comerciales. Esa medida se aprobó al mismo tiempo que se relajaban las exigencias sobre las reservas y se permitía que las agencias off shore –que ocultan la identidad de los depositantes- florecieran a su antojo. El capitalismo de casino logró barra libre y su poder se hizo abrumador. Los beneficios de los bancos se dispararon con operaciones financieras que recurrían a los tecnicismos más intrincados para ocultar su naturaleza criminal y fraudulenta: mercados de futuros, carry trade, derivados, posiciones a corto. Mientras crecía la deuda pública y privada, los beneficios fluían hacia los paraísos fiscales. Se cree erróneamente que los paraísos fiscales sólo se hallan en islas exóticas, pero la realidad es que “están organizados y soportados por los Estados” (Vicenç Navarro). Por ejemplo, las leyes de Estados Unidos permiten a sus bancos aceptar dinero procedente de actividades delictivas, siempre y cuando los delitos se hayan producido en el exterior y no entre sus fronteras. El resto de los países no son más escrupulosos y, con el pretexto del secreto bancario, lavaron 238.000 millones de euros procedentes del narcotráfico entre 2007 y 2009. Cuando los bancos sufrieron graves pérdidas por culpa de la crisis, resolvieron sus problemas de liquidez con el dinero producido por el tráfico de drogas, armas o personas. Los rescates bancarios, que socializaron las pérdidas, aportaron el resto, condenando a millones de personas al paro, la pobreza y los desahucios. ¿Se puede luchar contra todo esto desde las instituciones? ¿Podemos y una Izquierda Unida renovada pretenden ser la versión española de la revolución bolivariana, rebelándose contra la Troika y el imperialismo norteamericano? ¿Es posible avanzar hacia el socialismo por vías pacíficas y exclusivamente democráticas? ¿Por qué escamotear una ideología que representa la única alternativa consistente al capitalismo? No hay una Tercera Vía, salvo que algún despistado haya olvidado las políticas de Tony Blair y Gerhard Schröder, desmontando el Estado del bienestar, con el pretexto de modernizar la socialdemocracia. Podemos nace con tres graves lastres. Primero: sus líderes son figuras mediáticas y su popularidad se asocia muchas veces a lo frívolo, lo previsible y lo prefabricado, particularmente cuando son excesivamente jóvenes. Tal vez no sea cierto, pero les costará mucho trabajo romper ese cliché y convencer de que no se trata de una opción personalista. Segundo: su miedo a emplear los símbolos y los discursos de la izquierda tradicional atrae a ciertos votantes, pero produce desconfianza en los que siempre se han identificado con el socialismo o el comunismo. No sé si merece la pena captar a esos votantes y sacrificar de entrada a los que nunca han perdido la conciencia social y política. Y tercero: hablan de crear alternativas al sistema de partidos, pero se presentan como fuerza política al Parlamento Europeo. El anarquismo –tal vez la forma más radical y sincera de insurgencia contra el capitalismo- jamás pactará con círculos que apuntan hacia un centro convencional. Es decir, hacia la constitución de un partido en un sistema diseñado por la economía de mercado. No sé si el modelo asambleario puede generar un poder popular capaz de subvertir el orden establecido. Me inclino a pensar que sólo es eficaz para objetivos puntuales. Pablo Iglesias Turrión elogia a los vecinos de Gamonal, pero los Círculos rechazan la etiqueta de “células revolucionarias”. Gamonal no ha surgido como una iniciativa revolucionaria, pero ha demostrado que las batallas se ganan en la calle, muchas veces de forma violenta, revolucionaria. Podemos no es el PSOE en vísperas de su victoria electoral, pero la sombra del desencanto ya le pisa los talones. Tendrá que resolver sus contradicciones y mostrar claramente sus cartas, si no quiere convertirse en una fuerza parlamentaria más, con escasas posibilidades de gobernar. El bipartidismo ha dibujado un círculo infernal. Para romper ese círculo será necesario más valentía, más transparencia y menos moderación.
submitted by quelconque to podemos [link] [comments]