Cotizaciones de África

Artículos militares para las fuerzas armadas de Perú

2018.12.31 09:30 RAFFMilitaryTextile Artículos militares para las fuerzas armadas de Perú

Perú es la tercera potencia militar de América Latina compuesta por más de 100.000 mujeres y hombres. El país cuenta con equipamiento naval, terrestre y aéreo que va desde aviones de transporte, ataque, entrenamiento, hasta una flota naval que comprende submarinos y fragatas, lo cual convierten a Perú y sus fuerzas en importantes actores en la escala nacional e internacional.
Una fuerza militar como la de Perú requiere de equipamiento y artículos militares para la protección y mejor desempeño de los soldados, por eso, desde RAFF Military Textile los invitamos a visitar nuestro sitio web articulosmilitares.net para las instituciones militares y brokers conozcan toda la gama de artículos militares que producimos.
RAFF MILITARY TEXTILE es una empresa con más de 30 años de experiencia en la industria textil y militar. Nuestra experticia se centra en la fabricación de artículos militares, y contamos con la capacidad de llegar a cualquier parte del mundo gracias a nuestro equipo de producción, ventas y marketing que garantiza que nuestros productos alcancen cualquier región en los tiempos estipulados y a precios muy competitivos.
En nuestra página web podrán ver nuestro catalogo de productos completo, el cual se divide en cuatro categorías: policía, camuflaje, ceremonial y otros. Y bajo estas categorías se encuentran agrupados uniformes para militares y policías, uniformes de gala y etiqueta para militares y policía, uniformes de camuflaje para militares, ropa corporativa, ropa deportiva para instituciones militares, policiales y corporativas, zapatos y accesorios para uniformes de militares y policías.
Nuestra oficina principal se encuentra en Estambul, Turquía, ubicación estratégica para llegar a los diferentes países del mundo y posicionarnos como un proveedor competitivo y de calidad.
Nos destacamos como una de las mejores empresas en el área de producción de artículos militares. Gran parte de nuestra experiencia en la producción de artículos militares la hemos adquirido al servir a fuerzas armadas en los países del Medio Oriente, África y los Balcanes. Hoy nuestro objetivo hoy es poder consolidar nuestra presencia en América Latina y el Caribe y particularmente en Perú, en sus diferentes ciudades como Lima, Arequipa, Trujillo, por mencionar algunas, ofreciendo artículos militares de la más alta calidad.
La disponibilidad de nuestro equipo de ventas es permanente lo cual garantiza atención oportuna a las dudas o cotizaciones solicitadas por nuestros clientes. Dentro de nuestro protocolo esta siempre como insignia de calidad y garantía el envió de una muestra de los artículos militares solicitados como paso previo a la producción de un lote entero. Se pueden comunicar con nuestros representantes de ventas al correo electrónico [email protected]
submitted by RAFFMilitaryTextile to u/RAFFMilitaryTextile [link] [comments]


2018.12.28 13:27 RAFFMilitaryTextile El proveedor de ropa militar para las fuerzas armadas de Ecuador: RAFF Military Textil

Desde Estambul, Turquía, RAFF Military Textile una empresa con más de 30 años de experiencia en la industria textil y militar sirve al mercado global de ropa militar. Durante estos años nos hemos mantenido como un proveedor de calidad en países de África, los Balcanes y el Medio Oriente principalmente, sirviendo a diferentes instituciones de carácter militar y policial, fuerzas de seguridad privada y organizaciones con códigos de vestimenta definidos.
Nuestro propósito ahora es consolidarnos como el principal proveedor en América Latina y el Caribe, y en especial, convertirnos en el proveedor de confianza de ropa militar para las fuerzas armadas de Ecuador.
Invitamos a los altos mandos y brokers de las instituciones militares de ecuador a visitar nuestra página web articulosmilitares.net para conocer nuestro amplio catalogo de productos que bajo cuatro categorías: camuflaje, policía, ceremonial y otros, agrupa uniformes para fuerzas militares, uniformes para policías, uniformes de gala y etiqueta para policías y militares, ropa deportiva para policías y militares, y accesorios como gorras, impermeables o capas, bolsas de dormir, medias, correas, esposas, fundas para armas de fuego, fundas para cuchillos, zapatos, cantimploras, entre otros.
En RAFF Military Textile contamos con un equipo de ventas que tiene disponibilidad permanente y al cual pueden contactar a través del correo electrónico [[email protected]](mailto:[email protected]) con el objetivo de solicitar cotizaciones sobre ropa militar.
Nuestra empresa cree firmemente en que la calidad de los productos debe favorecer el desempeño y la protección del usuario final y por esta razón nuestros diseñadores seleccionan materias primas que cumplen con las exigencias de las instituciones a las que sirven nuestros clientes, garantizando condiciones de uso optimas como transpirabilidad y protección contra el viento, el agua y el polvo, entre otros.
Contamos con certificaciones en las normas de calidad ISO 9001: 2008 e ISO 10002: 2004 que demuestran nuestro compromiso constante con siempre ofrecer lo mejor a los héroes de todo el mundo. También queremos compartir con entusiasmo nuestro interés por servir a todas las naciones, pues nuestro sistema logístico nos permite llegar a cualquier región del mundo en los tiempos estipulados y a precios competitivos.
Aquellas autoridades ubicadas en Guayaquil, Quito, Cuenca y demás ciudades de Ecuador pueden ponerse en contacto con nuestro equipo teniendo plena confianza en que nuestros productos y servicios siempre responderán a las necesidades de sus instituciones de militares y policías.
submitted by RAFFMilitaryTextile to u/RAFFMilitaryTextile [link] [comments]


2016.10.11 22:45 RaulMarti "LA FELICIDAD TECNOLOGICA" Andrés Herrero. (Entrega No. 11) *El capitalismo es el sistema que más puestos de parado crea*

Los pajarillos tal vez se alimenten gratis como afirma la Biblia, pero los humanos lo hacen con la cesta de la compra.
 _______________________ 
Los asalariados solo son libres de elegir amo; libres de morirse de hambre o aceptar lo que les echen.
Si su empresa va bien, se permitirá el lujo de prescindir de los que estime oportuno; si entra en bancarrota, el trabajador se hundirá con ella.
Lo que antes eran derechos, ahora se consideran privilegios.
Las reivindicaciones de los trabajadores han sido sustituidas por las del capital (rebaja de cotizaciones sociales, de impuestos, de salarios, etc.).
El capitalismo es el sistema que más puestos de parado crea.
Nada puede escapar al sistema dinero, ni nadie que no sea rentable, sobrevivirá.
** En vez de mostrar los dientes y los músculos como los antiguos esclavos, los asalariados enseñan su currículo, y las cadenas que portan son el móvil y la sonrisa profidén pegada a la cara.**
Estabulados en fábricas, oficinas, granjas y talleres, su suerte será mejor o peor, dependiendo de que estén adscritos a un género de explotación intensiva, extensiva o tercermundista.
El trabajador frente al empresario es la repetición de la vieja historia de David frente Goliat.
Nada puede haber más injusto que la supuesta libertad de los desiguales; la gacela jamás podrá ser libre frente al león: si no se escapa, la devorarán.
El problema no es de libertad, sino de poder… ¿y quién lo ostenta, el asalariado o el patrón?... ¿qué clase de libertad puede haber en aceptar empleos mal pagados, extenuantes y nocivos para la salud y la integridad de la persona?...
Los pajarillos tal vez se alimenten gratis como afirma la Biblia, pero los humanos lo hacen con la cesta de la compra.
La nuestra es una sociedad alienada que mutila al ser humano.
El ciudadano civilizado lleva permanentemente puesta la soga al cuello: que se la aprieten más o menos dependerá de la coyuntura.
Toda su vida se halla a merced de la empresa.
Desde que abre los ojos a toque de despertador, ya no es dueño de su persona.
Si quiere escapar del paro, tendrá que estar más tiempo en ella que con su familia, viendo más rato a su jefe que a su mujer o sus hijos.
Como las máquinas no descansan, ha de rendir a tope como ellas.
La tecnología lo acorrala, suprimiendo los tiempos muertos y disolviendo las fronteras entre vida y trabajo.
Los ordenadores y las cadenas automatizadas se han convertido en el más fiel e insobornable de los capataces, capaces de fiscalizar no solo la cantidad y calidad de la producción del empleado, sino de chequear su actividad, grado de dedicación y entrega.
Desde que dejó de ser una persona para convertirse en el último decimal de la cuenta de resultados, en un cero a la derecha, “su bienestar material ha ido acompañado de un empobrecimiento existencial”.
El capital tiene derechos, el trabajador no; el capital necesita protección y garantías, mientras que al asalariado no le hacen falta, porque le sobran agallas.
El capital es cobarde y demanda seguridad; los empleados por el contrario, no la necesitan, porque cuanto más precarios, más libres y felices de echar currículos están.
Curiosamente, aunque “el millonario y el parado, son libres de dormir bajo el puente, solo uno de ellos lo hace”, como recuerda oportunamente el científico Henry Laborit
¿Cómo va a ser libre alguien que depende de otros?...
Una regulación de plantilla o un repentino cambio de humor del jefe y toda su vida será arrojada de golpe por la borda.
Ninguna actividad lícita o ilícita reporta más beneficios que la compraventa desigual de la fuerza de trabajo, ni existe ganado más rentable que el humano.
A mayor número de cabezas, mayor ganancia porque, como apuntó Bakunin, “donde hay rebaño – sea de trabajadores, espectadores, compradores, votantes o fieles-, nunca pueden faltar esquiladores”.
En los últimos 30 años las vacas han triplicado su producción de leche, sin beneficiarse de tan notable avance, y los humanos llevamos el mismo camino que ellas.
** El peso de los salarios en el Producto Interior Bruto está adelgazando tanto que se está quedando en los huesos**.
No son las empresas sino el ser humano el que está en quiebra, y cuanto más prosperan ellas, peor le va a él.
«El capitalismo es un sistema en el que el progreso tecnológico no acorta la jornada laboral, sino que la alarga y precariza.
Un sistema en el que la posibilidad de descansar se transforma en paro, en el que la guerra, la peor de las calamidades para el ser humano, se convierte en el mejor estimulante económico y que, a la destrucción del planeta, la denomina crecimiento.
Todo aquello que para los seres humanos es un problema, resulta para la economía una solución, y lo que para ellos es una solución, para la economía es un problema».
El mérito de transformar la explotación laboral en una disciplina científica, corresponde al ingeniero americano Fredrick Taylor que, en fecha tan temprana como 1903, postuló que:
«La máxima prosperidad es el resultado de la máxima productividad, que a su vez se obtiene por la eliminación de movimientos innecesarios, y la sustitución de los lentos e ineficientes por otros rápidos.
La estandarización de todos los detalles y métodos resulta indispensable para calcular el tiempo apropiado en el que debe hacerse cada operación, y para obligar a que se haga en el tiempo asignado.
La racionalización de los procesos productivos, el diferenciar las tareas de creación y ejecución, o lo que es lo mismo, el separar por completo los aspectos mentales de los manuales, y las tareas de organización de las tareas mecánicas, asegura un mayor control de la producción por parte de los directivos.
Si en el pasado, el hombre lo era todo, en el futuro, el sistema debe ser lo principal; un sistema capaz de convertir al hombre en un mero autómata.
El trabajador de la cadena de montaje se tiene que comportar como un mono bien adiestrado».
En “un trabajador tipo buey”, como lo calificaba el propio Taylor. Una dócil máquina de carne.
Su método sacrificaba la persona a la producción para optimizar el rendimiento y maximizar el beneficio.
Hasta que llegó él con sus revolucionarias teorías, las fábricas se limitaban a establecer la cantidad de bienes que los obreros debían producir, concediéndoles plena libertad para organizarse y realizar su cometido como mejor les viniera en gana.
La irrupción de Taylor liquidó definitivamente ese funcionamiento semiartesanal.
Pensar era algo que tenía que hacer el capital, no el trabajador, partiendo de la idea de que “si se trata a las personas como borricos, ellas actuarán como tales”.
Las necesidades de la producción se situaban por encima de las humanas.
Lo bueno coincidía con lo útil, y nada podía serlo más que ganar cuanto más dinero mejor.
El lucro individual y empresarial, convertido en el principio más noble de la creación, ascendía así al podio de la sociedad.
Henry Ford (“no busques el fallo, encuentra el remedio”, “imposible significa que no has hallado la solución”, “los que renuncian son más numerosos que los que fracasan”), recogió a la perfección el legado de Taylor, llevando sus teorías a la máxima expresión.
La clave de su éxito fue la reducción de costes mediante la producción en serie.
Su método, inspirado en el sistema de despiece de los mataderos de Detroit, consistió en instalar una línea de montaje a base de correas de transmisión, cintas transportadoras y guías de deslizamiento que iban desplazando automáticamente el chasis y piezas del automóvil hacia los lugares donde los operarios esperaban para realizar las tareas de ensamblaje.
El vehículo a motor que hasta entonces había sido un objeto de fabricación artesanal y coste prohibitivo, destinado a un público selecto, Ford lo puso al alcance de las clases medias.
Los componentes intercambiables permitían que cada operación quedara compartimentada en una serie de tareas mecánicas y repetitivas, con lo que dejaba de tener importancia la destreza de los operarios, y esa descualificación de la mano de obra debilitaba sus reivindicaciones al tiempo que la dirección de la empresa adquiría un control absoluto sobre el ritmo de trabajo de los obreros, determinado por la velocidad que imprimía a la cadena de montaje.
En 1913 las condiciones de trabajo en Detroit eran tan duras que la fábrica conoció una rotación de obreros del 400% en el espacio de un año, pese a que sus salarios de 5 dólares a la hora, eran por aquel entonces los más altos de la industria americana.
Más que un coche, lo que Ford produjo fue un nuevo modelo de obrero.
 __________________________ 
CONTINUARA-* Si antes el capital tenía que molestarse en ir a buscar esclavos a África, ahora acuden gratis en patera*
submitted by RaulMarti to podemos [link] [comments]


2014.07.15 21:41 Rorogue67 Cuestiones canarias

Hola Lola. Vivo en Canarias (en La Laguna, Tenerife) y me preocupa mucho la negociación que parece se está llevando acabo (o se hará en breve) sobre la reforma o modificación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias REF). Esa negociación, por lo que por aquí sabemos, se está realizando entre el gobierno de Canarias y el del Estado (en secreto pues poco se ha publicado sobre ella) para luego trasladarla al Parlamento o la Comisión Europea. Las reformas que se han publicado en la prensa son de dos tipos: a) Rebajas fiscales de las cotizaciones a la seguridad social de las empresas y b) posibilidad de invertir en el extranjero (fundamentalmente África) los beneficios de la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC). ¿Tienes algunas noticia sobre todo esto?
submitted by Rorogue67 to podemos [link] [comments]